2225 WP_Post Object ( [ID] => 2225 [post_author] => 1 [post_date] => 2017-01-16 22:39:16 [post_date_gmt] => 2017-01-16 21:39:16 [post_content] => “La jubilación es para aquellos que se pasan la vida trabajando en algo que no les gusta” Woody Allen Basado en hechos reales: Escena 1: Domingo, 7 de la tarde, Marta está preparándose para darse una ducha.77.1 - “¡Sergio! ¡Que mañana me toca entrar 4 horas antes a trabajar!” ¿Con qué tono emocional crees que lo está expresando? No, no es con enfado, con rabia, con resignación. No hay nada de eso. Es con ilusión, alegría, emoción. ¿Pero esto de tener ganas de trabajar existe? Sí, siempre y cuando, y esta vez no hablo del entorno organizacional, trabajes en lo que te apasiona. Hablo de vocación.   Escena 2: Grupo de WhatsApp del trabajo, primera hora de la mañana. Mensaje del gerente. ¿En qué estás pensando? No, ningún mensaje abroncando, ni respuestas defensivas o agresivas. Lo voy a desvelar:
  • “Qué feliz me hace este trabajo. ¿Os pasa lo mismo?
  • Sí :)
  • A mí también me hace feliz este trabajo. Cuantas veces pienso que no hay ningún otro trabajo que me pudiera hacer sentir igual :)
  • Sí!!!”
Empezar bien el día. Vocación. Esta vez no voy a hablar del ambiente de trabajo, de jefes o compañeros poco humanos. Esta vez es algo individual, de uno mismo. No nos podemos escapar, nos pertenece a nosotros. Descubrir tu vocación y dedicarte a ello está lleno de obstáculos. Los primeros, los pertenecientes a saberlo. ¿Qué te apasiona? ¿Qué se te da bien? Los segundos obstáculos, una vez sabiendo lo que nos apasiona: los miedos y responsabilidades. ¿Estás preparado para descubrir tu vocación y seguirla? 77.2La responsabilidad de realizar aquello que te apasiona una vez lo sepas aumentará exponencialmente, y de ahí, lo siguiente, serán los miedos, las defensas y las resistencias a realizarlo. Será más fácil escaquearse con trabajos y tareas que no nos satisfacen y que simplemente ejecutamos. Sin sentir la frustración que provoca luchar por lo que quieres. Es más fácil. Pero no nos realiza, no le damos significado. Es un mero intercambio entre tarea y salario. Hay algo más. Así es difícil levantarse todos los días con la motivación que puede darte el ir a trabajar. Actitud. Lo tercero, quitarnos de pensamientos mágicos. Persistencia. Encontrar mi vocación, trabajar en lo que me apasiona no es igual a no trabajar, no esforzarse o hacerme millonario sin mover un dedo. Es diferente a no trabajar, a no dedicarle muchas horas y esfuerzo. Nada de quiero un negocio que funcione sólo, eso no existe. Preguntadle a cualquier trabajador con vocación: futbolista, cocinero. O si no, preguntadle a cualquier millonario. No creo que se haya quedado en casa viendo como su dinero crece dedicándose a lo que le gusta. El problema es gestionar emocionalmente, con la ansiedad que provoca, dedicarte a lo que te apasiona y tener el coraje de frustrarse con los resultados que vas obteniendo que no son satisfactorios, o que son criticados. Hace falta mucha actitud. Y persistencia. ¿Estás preparado para descubrir tu vocación? Imaginemos ahora dedicándonos a esto que nos apasiona, a esto que nos ‘engancha’. A ese trabajo por el que te despiertas con ilusión y te vas a casa satisfecho. Realizado. ¿Querrías dejar de hacerlo? ¿Querrías jubilarte? Jubilarse supone dejar de asumir responsabilidades, funciones, obligaciones laborales. Si estas responsabilidades y funciones son de nuestro agrado, nos dejan un buen sabor de boca, ¿para qué dejar de trabajar? ¿Para qué dejar de sentirse útil y realizado? De paso, una excusa disfrazada de consejo: todo apunta a no poder beneficiarnos de la pensión por jubilación, así que a trabajar hasta los 70. ¿Cómo te vas a levantar todas las mañanas? Haciendo lo que amas. El trabajo como algo esclavo está obsoleto. Descubre lo que amas, qué se te da bien, y dedícate a ello. Y luego, cógelo y no lo sueltes. Por muchos miedos, caídas y desilusiones que nos llevemos. Casi será más difícil sostener la vocación que encontrarla. Feliz no-jubilación.

Sergio Ortiz Vilaplana

Responsable Área Empresarial del CVaP

[post_title] => Yo no me quiero jubilar - Sergio Ortiz [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => open [post_password] => [post_name] => yo-no-me-quiero-jubilar-sergio-ortiz [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2017-01-16 22:39:16 [post_modified_gmt] => 2017-01-16 21:39:16 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cvap.es/?p=2225 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw )

Yo no me quiero jubilar – Sergio Ortiz

“La jubilación es para aquellos que se pasan la vida trabajando en algo que no les gusta” Woody Allen

Basado en hechos reales:

Escena 1: Domingo, 7 de la tarde, Marta está preparándose para darse una ducha.77.1

– “¡Sergio! ¡Que mañana me toca entrar 4 horas antes a trabajar!”

¿Con qué tono emocional crees que lo está expresando?

No, no es con enfado, con rabia, con resignación. No hay nada de eso. Es con ilusión, alegría, emoción.

¿Pero esto de tener ganas de trabajar existe?

Sí, siempre y cuando, y esta vez no hablo del entorno organizacional, trabajes en lo que te apasiona.

Hablo de vocación.

 

Escena 2: Grupo de WhatsApp del trabajo, primera hora de la mañana. Mensaje del gerente.

¿En qué estás pensando?

No, ningún mensaje abroncando, ni respuestas defensivas o agresivas. Lo voy a desvelar:

  • “Qué feliz me hace este trabajo. ¿Os pasa lo mismo?
  • Sí 🙂
  • A mí también me hace feliz este trabajo. Cuantas veces pienso que no hay ningún otro trabajo que me pudiera hacer sentir igual 🙂
  • Sí!!!”

Empezar bien el día. Vocación.

Esta vez no voy a hablar del ambiente de trabajo, de jefes o compañeros poco humanos. Esta vez es algo individual, de uno mismo. No nos podemos escapar, nos pertenece a nosotros.

Descubrir tu vocación y dedicarte a ello está lleno de obstáculos. Los primeros, los pertenecientes a saberlo. ¿Qué te apasiona? ¿Qué se te da bien?

Los segundos obstáculos, una vez sabiendo lo que nos apasiona: los miedos y responsabilidades. ¿Estás preparado para descubrir tu vocación y seguirla?

77.2La responsabilidad de realizar aquello que te apasiona una vez lo sepas aumentará exponencialmente, y de ahí, lo siguiente, serán los miedos, las defensas y las resistencias a realizarlo. Será más fácil escaquearse con trabajos y tareas que no nos satisfacen y que simplemente ejecutamos. Sin sentir la frustración que provoca luchar por lo que quieres. Es más fácil. Pero no nos realiza, no le damos significado. Es un mero intercambio entre tarea y salario. Hay algo más. Así es difícil levantarse todos los días con la motivación que puede darte el ir a trabajar. Actitud.

Lo tercero, quitarnos de pensamientos mágicos. Persistencia. Encontrar mi vocación, trabajar en lo que me apasiona no es igual a no trabajar, no esforzarse o hacerme millonario sin mover un dedo. Es diferente a no trabajar, a no dedicarle muchas horas y esfuerzo. Nada de quiero un negocio que funcione sólo, eso no existe. Preguntadle a cualquier trabajador con vocación: futbolista, cocinero. O si no, preguntadle a cualquier millonario. No creo que se haya quedado en casa viendo como su dinero crece dedicándose a lo que le gusta.

El problema es gestionar emocionalmente, con la ansiedad que provoca, dedicarte a lo que te apasiona y tener el coraje de frustrarse con los resultados que vas obteniendo que no son satisfactorios, o que son criticados. Hace falta mucha actitud. Y persistencia.

¿Estás preparado para descubrir tu vocación?

Imaginemos ahora dedicándonos a esto que nos apasiona, a esto que nos ‘engancha’. A ese trabajo por el que te despiertas con ilusión y te vas a casa satisfecho. Realizado.

¿Querrías dejar de hacerlo? ¿Querrías jubilarte? Jubilarse supone dejar de asumir responsabilidades, funciones, obligaciones laborales. Si estas responsabilidades y funciones son de nuestro agrado, nos dejan un buen sabor de boca, ¿para qué dejar de trabajar? ¿Para qué dejar de sentirse útil y realizado?

De paso, una excusa disfrazada de consejo: todo apunta a no poder beneficiarnos de la pensión por jubilación, así que a trabajar hasta los 70. ¿Cómo te vas a levantar todas las mañanas?

Haciendo lo que amas. El trabajo como algo esclavo está obsoleto.

Descubre lo que amas, qué se te da bien, y dedícate a ello.

Y luego, cógelo y no lo sueltes. Por muchos miedos, caídas y desilusiones que nos llevemos. Casi será más difícil sostener la vocación que encontrarla.

Feliz no-jubilación.

Sergio Ortiz Vilaplana

Responsable Área Empresarial del CVaP


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *