El apego: una vía para sentirse querido – Jesús M. Gangas

36.1

El ser humano es un ser para la vinculación. La necesidad de afecto, es tan importante como el alimento y, como muestran numerosos estudios, su carencia genera retraso y trastornos físicos, déficits intelectuales, alteraciones en el comportamiento social, y hasta enfermedades mentales.

El apego es el vínculo o  lazo afectivo que se establece entre dos personas como resultado de la interacción y que les lleva a mantener proximidad y contacto en el logro de seguridad, consuelo y protección.

La Teoría del Apego (Bowlby, 1993) explica y descubre, con estudios fiables, el impacto que nuestras primeras experiencias relacionales con humanos tiene en la construcción de nuestro carácter y forma de relacionarnos con nuestros seres queridos. Es de gran ayuda para entender qué estamos haciendo para no encontrar la plenitud que todos buscamos en nuestras relaciones.

Desde esta teoría se afirma que las personas con experiencia de relaciones cálidas con ambos padres en la primera infancia, mantienen un modelo mental en el que el concepto de sí mismo es positivo, confían en las buenas intenciones de los demás, se dan a conocer con facilidad y creen en el amor romántico.

Presentan baja ansiedad en las relaciones personales, y no se cuestionan si son queridos puesto que lo dan por sentado. Mantienen un equilibrio entre las necesidades afectivas y la autonomía personal, y piden ayuda cuando lo necesitan porque en sus primeras experiencias encontraron disponibilidad de su cuidador/a para satisfacer sus necesidades (Apego Seguro).

36.2Las personas que percibieron frialdad materna y tendencia al rechazo en su infancia, creen que el amor romántico raramente se da y no es duradero, tienen miedo a la intimidad y dificultad para aceptar a la pareja.

Generalmente, tienen un buen concepto de sí mismas pero vinculado a la eficacia en el desarrollo de tareas, no en ser apreciadas, por eso se vuelcan en la actividad y el trabajo como lo más importante de su vida.

El sentimiento de ser apreciadas no es completo y depende del triunfo en la metas establecidas por las demás personas importantes de su entorno. El fracaso, pues, es una tragedia para ellos. No aceptan las imperfecciones personales. Tienden a desconfiar de los demás por el miedo, consciente o inconsciente, a que les fallen, por eso tampoco piden ayuda (Apego Inseguro Huidizo Alejado).

Las personas que han tenido cuidadores que satisfacían sus necesidades intermitentemente en la infancia, no tienen buen concepto de sí mismas. Tienen dudas de tener el suficiente valor personal como para merecer la estima de los demás, por eso mantienen una elevada dependencia de la aprobación ajena. Para ellas las relaciones personales son muy importantes y con frecuencia fuente de sufrimiento por el cuestionamiento casi permanente de si les quieren o no. Su inconsistencia hace que fluctúen entre la idealización y frustración en las relaciones. Analíticos con los detalles y celosos (Apego Inseguro Preocupado).

Las personas con sentimiento de abandono y de no haber sido atendidas en la infancia, tienden a evitar la intimidad. Tienen bajo concepto de sí mismas y de los demás. No obstante desean la intimidad, pero la evitan para no contactar con la experiencia aterradora de abandono si son rechazadas. Esta ambivalencia entre dependencia y evitación, les hace muy vulnerables a la depresión y la soledad (Apego Huidizo Temeroso).

Mi intención al mostrar estas cuatro tipologías de apego anteriormente mencionadas, no es determinista; más bien es una invitación a la introspección proponiendo referencias que nos orienten en la identificación de nuestro modelo mental de relación. El modelo mental tiene una dimensión estática y profunda pero también es dinámico y está en continuo crecimiento y se puede trabajar en su transformación aunque es una difícil tarea puesto que los modelos mentales son inconscientes. Con voluntad y ayuda, se puede dar la transformación que nos facilite sentirnos queridos.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *