Blog

el 19 abril 2018

Durante las sesiones muchas veces me dicen "esto que me pasa no sé si es normal...", "¿es normal esto que siento?...", también en terapia infantil "es normal esto que mi hijo o mi hija hace/dice...? En esos momentos pienso ¿qué quiere decir aquí "normal"?  Un concepto aparentemente sencillo que habitualmente usamos mucho, pero que a mi parecer es mucho más complejo y con más connotaciones que las que aparecen en el diccionario. Cuando escucho "¿es normal...?", "soy normal?",... siento que tengo que responder con cuidado, a veces en realidad quieren decir eso, otras muchas no... Antes de profundizar en otros aspectos de "lo normal" conozcamos qué dice el diccionario:

  1. Que sirve de norma o regla.
  2. Que se ajusta a cierta norma o a características habituales o corrientes, sin exceder ni adolecer.
  3. Que ocurre, se hace o se repite con frecuencia o por hábito.
  4. Que forma parte de la naturaleza de algo y es propio y característico de ello.
  5. Que es predecible, lógico o razonable por ser habitual.

Siento que le hemos dado a lo largo del tiempo a este concepto una connotación positiva, lo normal es bueno. "¿Esto que me pasa es normal?" la traducción sería "si no es normal, me pasa algo malo”. Esto no es así, ya solo con la definición podemos observar que no se trata de algo bueno o malo, sino de la norma (mayoría), lo que se repite, es habitual... Reflexionando sobre esto me viene a la mente la palabra "mediocre". Este concepto tiene componentes parecidos a "lo normal", pero con una connotación peyorativa. Mediocre proviene del latín mediocris, significa que es mediano, regular. La palabra está formada por dos partes: por un lado medium que equivale a algo que está en el medio o mitad de algo, y ocris  que es montaña o peñasco. La traducción literal sería "que está en mitad de la montaña". A través de los años ha adquirido el actual significado "un producto o servicio de media a regular calidad o que tiene poco valor", también para personas, cosas y/o elementos. Me parece muy curioso como dos conceptos en su origen neutros, han ido adquiriendo connotaciones tan opuestas. Siguiendo con la sociedad, creo que a veces cuando se habla de necesidad de sentirse "normal" tiene que ver con el "sentido de pertenencia". Desde la sociedad, nuestra cultura, modas,... se transmite un mensaje implícito de "ser normales", aunque aparentemente podemos escuchar y ver en los diferentes medios el mensaje explicito de "ser únicos", "ser diferentes",... Algo que a priori puede parecer contradictorio pero que si profundizamos, observamos que se "vende" ser diferentes y ser únicos dentro de unos parámetros de "lo normal", algo así cómo "¡Destaca dentro de lo normal!, ¡sé el mejor dentro de lo normal! Lo diferente, lo distinto de lo normal no gusta, asusta. Si somos diferentes nos sentimos "fuera de", no pertenezco a ese grupo, círculo, entorno... Implica sentir el rechazo por no comulgar con ciertos aspectos, vivirlos de formas diferentes, gustos inusuales,... Otras veces la necesidad de sentir que aquello que pienso, siento, hago... tiene que ver con el "deseo de permitirme". Alguien que se sienta enfadado cuando crea que lo habitual es sentirse triste, creerá que su sentimiento es "malo", que no tendría que ser así. "¿Es normal que me sienta enfadado?" Quizás quiera decir "dime que puedo sentirme enfadado", "dime que no me pasa algo malo dentro de mí". Con la infancia y adolescencia pasa algo parecido. Los padres me preguntan "¿es normal esto que hace...?, ¿es normal que aun no tenga, no haga,...?". Que algo exceda o adolezca los percentiles de lo establecido como "normal", no implica que sea algo malo. Estos percentiles se establecen mediante investigaciones en base a medias, que no son la realidad, si no una fórmula matemática que nos sirve para orientarnos. Con ello no quiero decir que sea algo malo hablar de "lo normal", para mí lo "malo" es cuando nos volvemos rígidos a que lo normal es lo que tiene que ser. Para mí lo sano sería tomar "lo normal" como algo orientativo, algo necesario  que nos sirve y nos configura para vivir en sociedad. Otro aspecto sano de "lo normal" es cuando nos referimos a si es "natural" (ver definición 4 de normal). Cuando en terapia escucho algún "normal" de este tipo siempre respondo con su sinónimo "natural" para dejar claro a qué aspecto me estoy refiriendo. Al intentar "ser normal" estamos limitándonos como personas. Tenemos un ideal de lo que es normal y no lo es, y podemos pasarnos toda una vida esforzándonos por intentar ser lo que creemos que tenemos que ser, sentir, hacer... En esa idea de "lo normal" hay aspectos de nuestra persona que no van a encajar, nos empeñamos en evitarlos, no aceptarlos, no permitírnoslos... "Esto que siento/deseo/necesito no es como debería ser" así que lo aparto de mi. Al no ser algo nada fácil, nos pasamos el tiempo en lucha con esas partes de nosotros mismos. Dejamos atrás partes de nuestra personalidad y no podemos desarrollarnos como seres completos, diferentes y únicos. Ser diferente, ser uno mismo más allá de lo normal y lo habitual es algo que requiere valor.  

Comentarios

Deja un comentario

En cvap.es utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte lo mejor de nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.