Blog

el 21 mayo 2019

Un día sales de fiesta con los amigos. Tienes ganas de fiesta, lo de siempre ya lo conoces. Llega un amigo o conocido y te propone algo nuevo, algo dentro de una minúscula bolsita. Sabes lo que es, pero nunca lo has probado. Y piensas: “¿por un día, qué puede pasar?” En otros casos, por la necesidad de experimentar situaciones nuevas, te dices a ti mismo: “hay que probarlo todo en esta vida". Incluso puedes sentir presión social al ver que tu círculo, con el que has salido de copas, lo están probando todos. Cualquier excusa es buena. Lo cierto es que todo empieza por una simple curiosidad. Pero eso es: empieza.

Sensación de euforia, inhibición total, energía, conversadores, aguante durante toda la noche incluso parte de día… Grandes efectos positivos inmediatos. Te da justamente lo que necesitas para esa noche en la que tantas ganas tienes de salir de fiesta. Ahí inicia el círculo. A la semana siguiente vuelves a salir, recuerdas lo bien que te sentiste al consumir el contenido de esa bolsita. Quieres repetir todas esas sensaciones vividas “por probar”. Os volvéis a juntar los amigos y volvéis a “pillar”. De nuevo, efectos gratificantes a corto plazo. Sigues saliendo con tus amigos hasta el punto que, para salir de fiesta, necesitas consumir. Se convierte en rutina. Salir de fiesta = consumo. Hasta ahí todo bien (parece).

Poco a poco consumes con más frecuencia: "me ha sobrado algo de anoche, me lo termino y ya no hace falta que lo lleve encima”. Llega otro día cualquiera, de estrés en el trabajo, necesitas desconectar y relajarte un poco. De repente te acuerdas de tu pequeña y nueva compañera de farándula de color blanco. Si te ayuda relajarte, ¿por qué no? Otro caso: he tenido un mal día, una mala experiencia personal, necesitas desconectar… Y de nuevo aparece esa “solución”. Y llegamos a este punto: ya no has consumido de fiesta, algo ha cambiado (¿te habías dado cuenta?).

Así empieza muchas veces la adicción a las sustancias. “Sólo por probar, tengo curiosidad, todos mis amigos se hacen…” Cuando te has dado cuenta, el consumo se ha vuelvo habitual. Tu cuerpo cada vez necesita más cantidad para sentir esos efectos tan gratificantes que sentías. Necesitas más consumo y ahora ya no es sólo de fiesta, sino que sientes que tu cuerpo necesita algo. Puede llegar una situación vital negativa y de repente, todo se desmorona en tu vida. Excepto esa bolsita.

A partir de ahí empieza el círculo vicioso. Para ti está todo bien, pero ¿y para los que están a tu alreedor? De repente esa barba que llevabas siempre tan arreglada, ha dejado de estarlo. No te acuerdas de que existe esa ducha. Me apetece estar solo (con mi bolsita, claro). No me apetece arreglarme, con chandal voy bien. “Tengo dos amig@s que me dicen de quedar, uno consume y me dice de ir a su casa, el que no consume me dice de salir por ahí a tomar algo.” ¿Por quién te decides?

Al paso del tiempo, sin darte cuenta, te das cuenta de que tu vida gira alrededor de la bolsita. Tus decisiones, tus actos, tus compañías, el dinero que tanto cuesta conseguir… Las sustancias son un arma de doble filo: salgo de fiesta y me lo paso genial, pero ¿alguien piensa en lo que viene después? Esa es la letra pequeña.

Las drogas pueden provocar efectos gratificantes inmediatos, sin embargo los efectos a largo plazo son mucho peores. A nivel físico provoca pérdida de peso, malnutrición, deterioro de los dientes y fosas nasales, enfermedades, etc. A nivel psicológico provoca ansiedad, depresión, irritabilidad, cambios de humor, apatía, agotamiento… Otros efectos vienen derivados de todos los anteriores, como la pérdida de relaciones sociales, familiares, laborales y dificultades económicas. Las drogas se convierten en el centro de tu vida, actuando como un círculo vicioso del que resulta difícil salir.

 

Comentarios

Amparo el 2 de 6 del 2019

Esta sociedad nos lleva a las drogas de cualquier tipo.Soy vegetariana hace muchos años.Entiendo que ls gente se refugie en cualquier sustancia que le alivie.El responsable de todo esto es el tipo de valores que esta sociedad "enferma" nos mete(coche,apto,vacaciones,niños,etc)

Deja un comentario

En cvap.es utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte lo mejor de nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.